Cómo convertir una queja en una posibilidad de trabajo con Terapia Breve

DE SHAZERCómo convertir una queja en una posibilidad de trabajo con terapia breve centrada en soluciones:

Generalmente los consultantes (individuo, pareja o familia) tienen como tarjeta de presentación un motivo de consulta, es decir: una queja, como “me siento deprimido”,  “tengo pensamientos que me hacen sufrir”, un camino seria averiguar la pauta del problema, es decir que intentos de solución se han aplicado para mantener vivo el problema, pero si decidimos que en este caso es mejor para el consultante trabajar con técnicas de terapia centrada en soluciones, no se debe ampliar el conocimiento del problema, no queremos conocer los detalles, lo que significa en su vida, que sentimientos le produce, que acciones e interacciones le trae, y tampoco las causas del problema, es decir no queremos hacer un diagnóstico o una hipótesis para iniciar las intervenciones, que muchas veces son dar consejos (buscando un cambio cognitivo) que solo nos llevan a aumentar la resistencia provocando respuestas como “si pero…”.

Pero que si se puede hacer para convertir la queja en posibilidad de trabajo?.

La primer herramienta es una adecuada dosis de sintonía y respeto por lo que está pasando el consultante y después contextualizar las preguntas y adaptarlas a su lenguaje, o sea, que necesitamos que se imagine otros escenarios a futuro, en los ejemplos antes mencionados preguntaríamos “¿cómo te sentirías si no estuvieras deprimido?”, “¿en qué pensarías si no tuvieras esos pensamientos que te hacen sufrir?”, para después pasar a conductas “¿qué harías si no estuvieras deprimido?”, “¿qué harías diferente si ya no tuvieras esos pensamientos?”, empezando a cocrear objetivos, concretos, en primera persona y en positivo.  Estas preguntas tendrían que ser justo en el momento de la queja para no enfocarse en el problema y empezar a construir soluciones.

La pregunta clave es “¿qué harías en lugar de eso?”.

¿Porqué hacer Terapia Breve?

terapia-sistemica-pareja 3Tomando en cuenta que psicoterapia es un proceso mediante el cual las personas desesperanzadas por sus problemas recuperan su competencia en el control y resolución de los mismos. Primero me gustaría explicar a que nos referimos con Terapia Breve: es una terapia que intenta disminuir el número de sesiones y/o acortar el periodo de tiempo en resolver el problema que al consultante le aqueja, para esto se requieren algunas técnicas pero lo más importante es que entre el o los consultantes y el terapeuta se construya un objetivo claro, concreto, en primera persona y en positivo, que vaya dando luz al proceso de terapia.

¿De cuántas sesiones consta una Terapia Breve?: hay escuelas que señalan 20 sesiones cómo máximo, otras 10, para nosotros no importa tanto el número de sesiones sino hacerla lo más corta posible para el beneficio de los consultantes, es decir, sin que merme su eficacia y su eficiencia, sino al contrario, al estar enfocados en un objetivo esta será más efectiva.

No solo existen los beneficios económicos, ya sea en la consulta privada o en las instituciones, para nosotros es ante todo una motivación clínica y ética.

A los consultantes se les beneficia porque se acorta el sufrimiento, recuperan antes su funcionamiento personal, laboral o familiar, además de reducir el estigma con el que a veces se le asocia como enfermo o incapaz de resolver sus problemas por sí mismo, además del menor gasto en dinero o en tiempo.

Desde el punto de vista institucional permite atender una mayor demanda y aprovechar mejor los recursos profesionales existentes.

En terapia breve se hecho una gran cantidad de investigación, demostrando que no son cambios superficiales sino que además de resolver el problema en un corto tiempo, se mantienen a lo largo del tiempo, lo que llamamos eficacia y eficiencia.